Conclusión

Este trabajo tenía un objetivo: que a partir de ahora, cuando mires un cuadro, te preguntes no sólo quién lo pintó, sino qué sentía cuando lo hizo, qué relación tuvo con aquéllos a los que convirtió en inmortales.

El objetivo era convertir la historia y, sobre todo, la Historia política, generalmente fría y ajena, en algo más comprensible a través de los hombres y las mujeres que la protagonizaron, a veces la sufrieron y finalmente nos la legaron como herencia.

Lo que has aprendido es importante, pero ¿has llegado a sentir curiosidad por un tiempo y unos personajes que parecían polvorientos e impuestos por el libro de Historia?

Si al acabar este trabajo la Revolución, Maria Antonieta, los Bonaparte, en fin todos ellos, te parecen más cercanos, casi humanos, casi iguales a ti... lo habremos conseguido.



La muerte de Marat, de David (1793) y de Munch (1907)

Return to the Beginning
000webhost logo